DestacadosNaturaleza

Birdwatching en Chile: Descubre algunas de nuestras aves chilenas

El avistamiento de aves o birdwatching es uno de los pasatiempos que más ha sumado seguidores en el último tiempo, con miles de personas que se dedican a realizar excursiones para buscar las más particulares y hermosas especies de aves de Chile, muchas de las cuales se encuentran en serios grados de amenaza.

De norte a sur y de cordillera a mar, nuestra naturaleza privilegiada ofrece albergue a cientos de especies de aves en Chile que surcan los cielos o corren por tierra y humedales, embalses, lagos, lagunas y desembocaduras de ríos. Se calculan en más de 500 las distintas especies que componen la avifauna de Chile, para deleite de estos observadores y amantes de la naturaleza.

La agrupación BirdsChile, que lleva más de 10 años involucrados en este mundonos contó detalles de esta práctica y consejos para los neófitos en la materia: “Para los que están recién empezando les aconsejamos conseguirse un buen par de binoculares y unos buenos libros y guías de campo. La verdad que con eso basta, el resto es pasión y paciencia”.

En este contexto se puede entender que el turismo ornitológico y birdwatching se haya desarrollado con especial énfasis en la conservación y el respeto por los ambientes naturales, rescatando y colaborando activamente con proyectos de conservación y protección.

Sin embargo, esto también se puede comenzar desde el patio de tu casa, lo que después se transformará en tu gran pasión, aseguran en BirdsChile“Las aves se pueden observar desde el jardín de tu casa o caminando por los parques y calles de tu ciudad. Aprovecha de conectarte con todo el entorno natural y apreciar las interacciones de las aves, anotando su comportamiento, datos sobre su presencia, cantos y por supuesto las características de su plumaje y fisionomía. ¡Una vez te enganchas ya no podrás volver atrás!”, exclaman.

Un tema importante son las 33 especies de aves de Chile que están amenazadas de extinción, por lo que este enfoque cuidadoso y conservacionista de los lugares de observación debe ser rigurosamente respetado.

De Norte a Sur: Donde avistar las aves más hermosas de Chile

 Arica y el Altiplano, parte de la zona central y en el sur en Los LagosMagallanes y Tierra del Fuego. Ese es el circuito clásico que te permite ver todas las aves que buscas en Chile continental.” Aseguran desde BirdsChile, aunque destacan la importancia de buscar “ecosistemas, más que territorios”, en la observación de las aves de Chile.

En el norte, la cercanía con los ecosistemas fronterizos, además de la posición geográfica dentro de la ruta migratoria de especies del hemisferio norte, hacen de la zona de Arica y el altiplano un destino obligatorio si la meta es la observación o la fotografía de aves.

Y uno de los lugares fundamentales que no te puedes perder es el humedal de la desembocadura del Río Lluta, un área protegida de más de 30 hectáreas a orillas del mar, pero que se extiende naturalmente muchísimo más allá: “El humedal del Río Lluta es un lugar increíble para observar aves porque además es un ambiente donde en general es posible observar especies que difícilmente se podrán encontrar en otras regiones de nuestro país”, nos explican desde la agrupación de avistamiento.

Este impresionante ecosistema se ubica a sólo 10 kilómetros de la ciudad de Arica y ha sido declarado “santuario de la naturaleza”, además de formar parte de la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras (RHRAP) o Western Hemisphere Shorebird Reserve Network (WHSRN).

Este humedal es lugar de descanso y anidación para las aves migratorias americanas del hemisferio norte, que llegan a las costas chilenas desde octubre hasta fines de diciembre e inician su regreso a América del Norte en marzo. El lugar acoge normalmente miles de aves, entre las que se han registrado más de 180 especies distintas, entre residentes y migratorias, lo que representa casi un tercio de la avifauna chilena.

Una de las especies observables aquí es el zarapito (Numenius phaeopus), el cual migra desde el hemisferio norte a todo Chile, el yeco (Phalacrocorax brasilianus), huairavo (Nycticorax nycticorax), garza grande (Ardea alba), garza azul (Egretta caerulea), pato colorado (Anas cyanoptera), piquero (Sula variegata), garza boyera (Bubulcus ibis), chorlo cabezón (Burhinus superciliaris), perrito (Himantopus melanurus), gaviota de Franklin (Leucophaeus pipixcan), rayador (Rynchops niger), gaviotín elegante (Thalasseus elegans), playero de Baird (Calidris bairdii), playero blanco (Calidris alba) y gaviota de capucho gris sudamericana (Chroicocephalus cirrocephalus).

En zonas más altas, como Putre (3.500 msnm), las protagonistas son aves como el pitío del norte (Colaptes rupicola), la perdiz de la puna (Tinamotis pentlandii), la tagua gigante (Fulica gigantea) o la becacina de la puna (Gallinago andina).

Y al llegar a salares como el de Surire, las plumas de las aves de Chile se tiñen de color rosa: aquí puedes apreciar las tres especies de flamencos que habitan el país: el flamenco chileno (Phoenicopterus chilensis), el flamenco andino (Phoenicoparrus andinus) y flamenco de James (Phoenicoparrus jamesi).

Zona central y Sur

En la zona central y sur de Chile se encuentran ecosistemas maravillosos para el birdwatching. Nuestros amigos de BirdsChile nos comentan: “Los alrededores de Santiago son increíbles para observar aves. Tenemos la cordillera de los Andes con los remanentes de bosques esclerófilos y especies endémicas de esos ecosistemas y las alturas donde es posible encontrar una gran variedad de aves carismáticas y únicas como el Chorlo o el Perico Cordillerano.”

Una de las recomendaciones más especiales de la zona central chilena son dos humedales y un parque natural: el humedal de Cáhuil; el de Batuco y el Parque Natural San Carlos de Apoquindo.

El humedal de Cáhuil está a 200 kilómetros al sur de Santiago y se encuentra en la desembocadura del río Nilahue, cerca de las famosas Salinas de Cáhuil. Un entorno hermoso y tranquilo, bien implementado con miradores y pasarelas, acoge a unas 60 especies de aves de Chile, entre migratorias y residentes.

Entre estas últimas se cuentan el cisne coscoroba (Coscoroba coscoroba) y el cisne de cuello negro (Cygnus melancoryphus), ambos en peligro de extinción; el pato colorado (Spatula cyanoptera), el rayador (Rynchops niger), la garza grande (Ardea alba), la garza cuca (Ardea cocoi) y la tagua de frente roja (Fulica rufifrons), entre otras.

Otro humedal, aún más cerca de Santiago, es el de Batuco, donde se cuenta una avifauna de cerca de 70 especies, entre residentes y migratorias, y en el que también se avistan aves playeras, lo que hace que aquí sea observable prácticamente el 20% de las aves de Chile.

Entre ellas destacan, el piuquén (Oressochen melanopterus), que forma bandadas de hasta 500 ejemplares, y el pato rinconero (Heteronetta atricapilla), que en este lugar concentra la mayor población mundial de la especie. También se puede avistar al pato coloradopato cuchara (Spatula platalea), el jergón grande (Anas georgica) y la tagua de frente roja, entre otras.

Y el parque natural San Carlos de Apoquindo, cerca de Santiago hacia la cordillera, invita a recorrer con distintas opciones de trekking donde se ven una gran variedad de aves de la zona central cordillerana y precordillerana de Chile. Algunas de las aves que podrás ver en este fantástico enclave de la naturaleza son la diuca (Diuca diuca), la tenca (Mimus thenca) y el pitío (Colaptes pitius). Además, más en las alturas, a la chiricoca –ave endémica–, algunos búhos o aves rapaces.

Y por supuesto al enorme cóndor (Vultur gryphus), símbolo de Chile, que habita una extensa área de la Cordillera de los Andes, pero que, en la zona central chilena, es probable de ser observado. El ya mencionado parque, pero también en las zonas del Embalse del Yeso en el Cajón del Maipo, son grandes lugares donde poder avistarlos.

El cóndor es una de las aves voladoras más grandes del planeta, pudiendo alcanzar hasta 142 centímetros de altura y más de 3 metros de envergadura. El espectáculo de ver a un cóndor planear sobre las cumbres de Los Andes es impresionante y sobrecogedor.

Finalmente, en el sur de Chile el panorama es bastante más amplio, por lo que va a requerir un artículo dedicado sólo a él. Sin embargo, ahora podemos destacar los humedales del Rio Maullín, Caulín en Chiloé o las lagunas y humedales de Magallanes y Tierra del Fuego.

Nuestros amigos de Birds Chile nos explican los detalles respecto al avistamiento en estas zonas, ya que hay muchas aves en peligro de extinción y la mayoría son lugares protegidos: “La precaución mayor en estos lugares es seguir las normas donde las haya y donde no, siempre moverse de la manera más precavida posible, intentando no acercarse demasiado a los lugares de descanso y alimentación de las aves, ojalá utilizando telescopios para observarlas desde una distancia prudente que no altere su ciclo natural.”

Una de las aves que se pueden ver en ríos es el famoso pato cortacorriente (merganetta armata), símbolo de BirdsChile, y capaz de ser observado en el sur y en todo Chile. Anidan individualmente en parejas a orillas de los ríos y su forma de enfrentar los torrentes es muy llamativa. Es una hermosa ave, con colores muy distintivos, y se suelen ver descansando en roquerios a lo largo de su hábitat.

¡Pero no hemos terminado! Aquí ya mencionamos algunos ejemplos de la increíble variedad posible de observar para los amantes del birdwatching, pronto entregaremos un nuevo artículo con más detalles del sur de Chile y las islas de nuestro país.

Créditos fotos: Birdschile 
@birdschile 
Mostrar más

Articulos relacionados

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar